RICOBLOG

RICOBLOG

miércoles, 30 de marzo de 2011

PLEONASMOS, DATISMOS Y OXÍMORONES

Cuando uno escucha una expresión del tipo “accidente fortuito” solemos decir que es una redundancia ya que, intrínsecamente, los accidentes son fortuitos, de otra manera y desprovistos de su esencia no serían accidentes; y decimos redundancia cuando gramaticalmente lo que estamos es haciendo uso de una figura como el PLEONASMO, pero parece que este es un término alejado de la forma de expresarse que pudiésemos calificar como de “corriente” o “familiar” y presumiblemente nos etiquetarían de “repipis”.
Pero la realidad es que el uso del pleonasmo es bastante frecuente, incluso espontáneo utilizándolo sin darnos cuenta, y como prueba veamos el que nos ofrece la propia RAE cuando en la cuarta acepción de “victima” da la definición de “persona que muere por culpa ajena o por accidente fortuito”.
Sin embargo, redundancia y pleonasmo se diferencian por un pequeño matiz; mientras que redundancia podríamos decir que consiste simplemente en la repetición o uso excesivo de una palabra o concepto, mediante el pleonasmo la pretensión reside en la intención de utilizar uno o más vocablos, innecesarios, para añadir expresividad a lo que se dice, y esto, a veces lo hacemos incluso desde la inconsciencia. Algunos ejemplos, por habituales, que me vienen a la cabeza son:
“Actualmente en vigor”: Es evidente que algo que está en vigor, “rige, es válido, en ese momento”.
“Aterido por el frío”: Aterido es “entumecido por el frío”.
“Beber líquido”: Beber significa “ingerir líquido”.
“Buena ortografía”: Ortografía quiere decir “correcta escritura”.
Y como estos, un sinfín de ellos de nuestro lenguaje cotidiano, en el que mediante el pleonasmo buscamos la fuerza, la expresividad, incluso facilitar la visualización del concepto que esgrimimos.
Pero esa búsqueda de la contundencia lingüística, de ese deseo de representar nuestras ideas y mensajes nos puede llevar a caer en otro fenómeno lingüístico como es el DATISMO. El datismo se produce cuando el pleonasmo reincide, cuando insiste de forma repetida cayendo en la reiteración por utilización exagerada, o cuando menos excesiva, de términos con interpretación semejante, “este acto lingüístico se denomina, nombra, declara, designa o llama datismo”, esto ya debería ser suficiente como ejemplo pero citemos otro nada improbable de escuchar, incluso de pronunciar: “¿Por qué causa, motivo, razón o circunstancia digo todo esto?”.
El tercer fenómeno lingüístico que quiero abordar es el oxímoron (mi tendencia ha sido siempre la de acentuarla como una palabra aguda, pero he constatado en el DRAE que, contra mi tendencia, se trata de una palabra esdrújula, me cueste el esfuerzo que me cueste). El oxímoron es lo contrario del pleonasmo. Consiste en armonizar dos conceptos opuestos en una sola expresión, formando así un tercer concepto, pero dado que el sentido literal de un oxímoron es absurdo, la pretensión de su uso es la de provocar en el interlocutor la búsqueda de un sentido metafórico.
En definitiva, un oxímoron es una figura retórica que consiste en asociar dos palabras de sentido contrario, buscando, quizá, un buen sentido, provocar ciertas emociones, lo cierto es que dejan un amplio margen a la diversidad de percepción, y es que no tienen que significar lo mismo, para todo el mundo, expresiones como:
“Vista ciega”, “luz oscura”, “gloria triste”, “vida muerta”, “hielo abrasador”, “fuego helado”, “silencio atronador”, instante eterno”, delicias amargas”, “bajos subidones”, “inteligencia militar”, confieso que el que más me llega, incluso a provocar una curiosa sonrisa, es el último de los ejemplos.

3 comentarios:

  1. Inteligencia militar !! jajajaaaaAAA!!

    ResponderEliminar
  2. muy bueno el articulo. cabe aclarar que el plural de la palabra oxímoron es aceptada solo como: "los oxímoron" u "oximoros" pero no oxímorones. saludos

    ResponderEliminar
  3. Gracias por la definición y ejemplos de oxímoron.

    ResponderEliminar